miércoles, 11 de septiembre de 2013

La actriz cubana Ana Luisa Rubio, salvajemente golpeada por supuestos vecinos.

FUENTE.DIARIO DE CUBA.

'Estoy muy adolorida, pero sobre todo estoy muy asustada', dice.
'Ellos no van a parar'.
"La violencia ha llegado en Cuba a niveles críticos", dice el
activista Antonio Rodiles, y la actriz Ana Luisa Rubio, de 62 años,
acaba de experimentarlo. La foto que encabeza este reporte es la de su
cara tras la severa golpiza que le propinó un grupo de supuestos
vecinos el pasado viernes.

"Estoy muy adolorida, pero sobre todo estoy muy asustada", dijo Rubio
a DIARIO DE CUBA, desde su casa en el barrio habanero del Vedado.
"Ellos no van a parar".

Rubio pasó una noche en el Hospital Manuel Fajardo debido a los
golpes. Rodiles, director del proyecto independiente Estado de Sats,
la acompañó al día siguiente a la Policía para poner la denuncia, la
décimo segunda que hace la actriz. Las anteriores fueron por agresión,
amenaza, difamación, violación de domicilio, daño a la propiedad y
coacción.

"La Policía no hace nada", dijo Rubio. El resultado es que los
agresores "se sienten impunes ante la ley".
La actriz relató que el día del incidente salió de su casa después de
que un grupo de niños llamara insistentemente a su puerta en un
aparente juego.

"Salí a reclamar un poco de paz", dijo. "Eso fue todo, ahí mismo se
abalanzó una mujer a la que ya he denunciado en otras ocasiones por
ofensas y amenazas, pero nunca le ha pasado nada (…) Ya no tuve tiempo
de defenderme ni refugiarme porque fue una cosa detrás de la otra; al
momento empecé a sentir patadas, piñazos, golpes de muchas personas".

Solo pudo reconocer a tres participantes en la golpiza: dos vecinas y
el coordinador de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) en la
zona. El resto eran desconocidos.
En total, fueron una decena de mujeres y hombres que la dejaron tirada
en el suelo, sola, tras el ataque, según su versión.

"Nos llamó muy nerviosa, diciendo que estaba ensangrentada y
necesitaba ayuda", dijo a DIARIO DE CUBA Ailer González, directora
artística de Estado de Sats, quien junto a Rodiles y el activista Juan
Antonio Madrazo acompañó a Rubio al hospital.
"Le han dado una tremenda paliza (…) la molieron a golpes", señaló.
Frente a la casa de Rubio hay una oficina del Partido Comunista y en
la misma cuadra otra de los CDR.

Madrazo dijo que al llegar a casa de la actriz, el viernes,
respondiendo a su petición de auxilio, escuchó al coordinador de los
CDR, de apellido Durán, decir a una persona con la que hablaba por
teléfono: "Se le dio una buena paliza, pero si vuelve a bajar, se le
despinga".

La policía estuvo en la casa de Rubio el sábado y ella señaló a las
dos mujeres y a Durán entre sus agresores. Ninguno fue detenido,
confirmó Madrazo.
De la televisión a los calabozos
Ana Luisa Rubio fue una popular actriz de televisión en la Isla hasta
que en la década pasada comenzó a participar en actividades de la
disidencia interna.
En los últimos años ha sido detenida varias veces, la última el pasado
24 de agosto, cuando se paró en la Plaza de la Revolución "a gritar
por la justicia, por la libertad, por los derechos humanos", según
relató.

Tras los arrestos, "me llevan siempre a la sala de psiquiatría" de
algún hospital de La Habana. "Ya los médicos les han dicho que no me
lleven más, que yo no tengo nada", aseguró la actriz.
"Están tratando de hacer ver que yo estoy loca para que no tenga
validez lo que digo", consideró. "Para mí esto ya no es ni dictadura,
esto es fascismo".
Rubio también ha pertenecido a las Damas de Blanco y escribe el blog
Aramusa28, desde el cual ha denunciado las agresiones que ha sufrido y
ha pedido la renuncia de Raúl Castro.

A su juicio, la golpiza del viernes "fue preparada por la Seguridad del Estado".
El acoso y los ataques vienen "ya de hace mucho tiempo, yo diría años,
lo que pasa es que han ido in crescendo", afirmó. Añadió que en 2004
estuvo nueve meses en una silla de ruedas debido a una agresión.
"No puedo hacer nada, no sé a quién acudir. Mis compañeros de lucha
hacen lo posible, pero nosotros estamos totalmente indefensos", se
quejó la actriz.
El Gobierno ya no le permite trabajar en la televisión estatal.

"No me dejan ni respirar, me tienen sin economía alguna (…) ellos me
censuraron como actriz en 2011, estando en las Damas de Blanco", dijo.
Actualmente, Rubio alquila una habitación de su casa, como
cuentapropista. Pero "tampoco me dejan, me interceptan a los
clientes", señaló. "Me están ahogando de una forma que no tengo manera
ni de comer, ni de respirar, ni de reírme".