miércoles, 9 de septiembre de 2009

Cardenal Cubano lamenta el "estado decadente" de la sociedad cubana.

Cardenal Ortega lamenta el "estado decadente" de la sociedad cubana.
FOTOS: AUTOR DE ESTE BLOG.

La Habana, 8 sep (EFE).- El Arzobispo de La Habana, cardenal Jaime Ortega,
lamentó el "estado decadente de la sociedad" cubana, en su homilía con
ocasión de la festividad de la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de
Cuba.

Tras una multitudinaria procesión que congregó a miles de fieles en el
barrio
de Centro Habana, el cardenal presidió la misa en honor de la Virgen de la
Caridad, y dedicó gran parte de su homilía a criticar el "poco decoro" moral
y
social de los cubanos.

Así, criticó detalles como "la vida sexual desenfrenada, el descompromiso
social, la música ensordecedora sin respeto a los vecinos, el abuso de
bebidas
alcohólicas o el asesinato de un sacerdote para robarle", en alusión al
crimen
a puñaladas del párroco de Regla, el español Mariano Arroyo, el pasado 13 de
julio.

Según Ortega, todo esto son síntomas del "desarreglo interior instalado en
el
cubano de hoy" y del "estado decadente de nuestra sociedad".

Sin embargo, se alegró por ver la multitudinaria procesión que hoy recorrió
las calles aledañas a la Iglesia de la Virgen de la Caridad, y que a decir
de
los presentes congregó a más gente que en años anteriores.

Las procesiones, que en las primeras décadas de la revolución estaban
prohibidas, volvieron a permitirse tras la visita del Papa Juan Pablo II, en
1998.

La Virgen de la Caridad del Cobre tiene su santuario en Santiago de Cuba,
al
oeste de la isla, por haberse encontrado su imagen flotando en el mar por
tres
pescadores en 1612.

Cada 8 de septiembre, los santiagueros y los habaneros, al igual que en
otras
localidades, salen en procesión para venerar su imagen, muchos de ellos
vestidos de amarillo, color asociado a la virgen.

Identificada con la deidad afrocubana de Ochún, entre los participantes en
la
procesión pudo verse a personas practicantes de la santería.