miércoles, 24 de noviembre de 2010

Revista Independiente y Cubana: Voces en La Habana.

Texto. Miguel Iturria Savón. Cubanet.

La noche del viernes 12 de noviembre retornó la magia y la alegría para los patrocinadores y testigos de la revista Voces, nucleada desde agosto en torno a Yoani Sánchez, Reinaldo Escobar, Orlando Luis y otros creadores de la Academia Blogger de Cuba, quienes presentaron decenas de ejemplares impresos del tercer número editado por el portal Voces Cubanas, colgado en www.vocescubanas.com/voces

Estamos otra vez ante un desafío escritural con pretensiones culturales, que privilegia la comunicación sin censura y apuesta por la libertad de expresión. Internet como soporte de voces emergentes, expatriadas, silenciadas o bajo sospecha, pero con sentido ciudadano y deseos de "dejar la cadena y jugar con el mono"; seguras de que la isla es un mini universo interconectado, y la nación un espacio de construcción y reconstrucción con asiento para todos.

El tercer ejemplar de Voces, como las entregas anteriores, respira frescura y originalidad y ofrece textos de 20 autores que oscilan entre la poesía, el ensayo social, literario y cultural, la crónica y la entrevista periodística, la narrativa y textos que desatarán diálogos y reflexiones en torno a la literatura y algunos problemas coyunturales del país, aunque los colaboradores evaden fobias partidarias y se concentran en los temas y figuras escogidas, propio de la diversidad polifónica de la revista, en la que apreciamos a creadores de "adentro" y "afuera".                                         

El Índice, fiel a la simplicidad de los ejemplares de agosto y septiembre, carece de secciones, notas al pie, fichas de autores y machón editorial. El diseño retoma los juegos con letras y dígitos, crea sugerentes espacios en blanco, utiliza ilustraciones de Claudia Cadelo, cuyas figuras femeninas embellecen el interior y la contraportada, en contrapunteo con la fotografía de la cúpula del Palacio Presidencial, tirada por  Orlando Luis Pardo Lazo, escritor y fotógrafo, amigo de alegorías y rupturas.

A Orlando Luis se debe "¿Hay Literatura Cubana después de la Revolución?" (pág. 18 a 22), ensayo lúcido y crítico, cuya pregunta –y respuesta obvia- parecen ecos de interrogantes bordadas por inquietudes y quietismos desenredados por el propio autor. En ese tono explorador de indignación se inscribe "Kcho Degas", de Néstor Díaz de Villegas, quien enriquece uno de los ángulos de la cultura cubana: el contrapunteo sobre amo esclavo, ilustrados con el poeta negro Francisco Manzano y el pintor-artesano Alexis Leyva Machado (Kcho), que "le presta su máscara a la dictadura" e introduce en su discurso "la falsa conciencia del mayoral".

Colman las disquisiciones culturales Dagoberto Valdés ("Arte y oficio de hacer revistas independientes"), Mirta Suquet ("Del poder y lo grotesco") y Gelsys M. García Lorenzo ("Underground: un articulo trash"); mientras que Alcibíades Zaldivar ("La vida es sueño y todo se va", sobre Beny Moré), Ena Lucia Portela ("El escalofrío y la carcajada", acerca de Reinaldo Arenas) y Miguel Iturria Savón con "La obra creativa de Reinaldo Bragado", incursionan en la memoria espiritual de la nación.  

Más peliagudos resultan tres ensayos breves que sondean la situación sociopolítica insular. Sus autores son Miriam Celaya ("Cuba: posibles escenarios de salida"), Dimas Castellanos ("La propiedad: un problema medular") y Rosa M. Rodríguez Torrado ("Diálogo en porfía"). Por la agudeza, actualidad informativa, propuestas y equilibrio escritural estas reflexiones merecen la atención de los lectores, especialmente la "aproximación al tema" realizada por Miriam; complementada por "La hipótesis más incierta", de Reinaldo Escobar, sobre la inviabilidad de la utopía socialista.

La poesía está representada por María Elena Blanco ("Colina de los sueños") y Pedro F. Báez ("Cubaneando"); mientras la narrativa, mejor servida, lleva el sello de Francis Sánchez ("Diario de sueños") y de Amir Valle, quien ofrece un fragmento inédito de "Las raíces del odio".

De gran interés son, además, "Notas sobre la escritura y la nación", de Salman Rushdie, escritor hindú exiliado en Inglaterra, y dos piezas periodísticas que retoman la realidad cubana: la "Entrevista a Oswaldo Payá Sardiñas", de L. Santiago Méndez Alpizar, y "Operación Blogger: algoritmo para un fracaso", de Ernesto Morales.                           

Con su tercera entrega, Voces enfrenta el doble desafío de toda publicación periódica colgada en el ciberespacio. ¿Qué pasará con los destinatarios? ¿Seguirán sus creadores despertando la conciencia dormida por la desinformación? ¿Mantendrán la periodicidad y el nivel profesional? Hay razones para el optimismo.