lunes, 24 de mayo de 2010

Obispo Auxiliar de la Habana Visita a Disidente en Huelga.

Fariñas dice que Iglesia le informó de "pasos previos" sobre presos enfermos.

La Habana.(EFE).- El disidente cubano Guillermo Fariñas dijo a la prensa internacional acreditada en La Habana que la Iglesia Católica le comunicó que el Gobierno de Raúl Castro comenzará este Lunes a dar "pasos previos" sobre los presos políticos enfermos y que se prevé una reunión la próxima semana "para hablar de liberaciones".

 Fariñas, quien comenzó hace 88 días una huelga de hambre y sed por la excarcelación de 26 opositores presos enfermos, afirmó que un representante católico le explicó que el Gobierno "ingresará" en hospitales a los presos que estén más enfermos y que reubicará a otros en prisiones más cercanas a sus lugares de residencia.

 Según Fariñas, el obispo auxiliar de La Habana, monseñor Juan de Dios Hernández, lo visitó este sábado en el hospital donde está internado en la ciudad de Santa Clara y le dijo que esa información fue ofrecida a la Iglesia este viernes por el secretario del Consejo de Estado de Cuba, Homero Acosta.

 Añadió que Acosta se comunicó ayer telefónicamente con el arzobispo de La Habana, cardenal Jaime Ortega, y le comunicó que "a partir del lunes iban a comenzar los pasos previos que había pedido la Iglesia con respecto a los presos políticos".

 Además, Fariñas aseguró que "a finales de la próxima semana" las autoridades católicas tendrán "otra reunión para hablar de liberaciones" con el Gobierno de la isla.

 En opinión del disidente cubano, existe "una expectativa ya esperanzadora" tras las conversaciones sostenidas entre la jerarquía católica y el presidente Raúl Castro.

 El general Castro conversó sobre el tema de los presos políticos en Cuba con el cardenal Ortega y el presidente de la Conferencia de Obispos Cubanos, Dionisio García, en una reunión de más de cuatro horas que tuvo lugar el miércoles 19 de mayo y que ha confirmado el papel de mediación de la Iglesia ante el Gobierno.

En conferencia de prensa el jueves, el cardenal Ortega situó ese encuentro como un "proceso" aún no concluido, pero cuyo inicio calificó de "magnífico" y "novedoso" y en el que la Iglesia "aspira" a que haya excarcelaciones.

"Le dijimos a monseñor Hernández que nosotros confiábamos en la Iglesia católica cubana", resaltó Fariñas, aunque agregó que aunque la Iglesia le ha comunicado cuáles son los resultados de las gestiones, es el Gobierno "el que debe" llevarlos a cabo. "Sería muy importante que se empezara a hacer eso", subrayó.

 El también psicólogo y periodista afirmó ayer que abandonaría su huelga de hambre y sed si el Gobierno cubano libera a los presos políticos más enfermos, que cifró en doce, y se compromete a un plazo para excarcelar al resto.

Este sábado también tuvo lugar una reunión entre el cardenal Ortega y monseñor Hernández con representantes de las Damas de Blanco, familiares de presos condenados en 2003, según informó a Efe Berta Soler, una de las integrantes de ese grupo.

 "Estamos llenas de esperanza, por lo que hemos hablado con el cardenal y el monseñor parece que se avecina algo bueno para los presos", dijo Soler.

 "No hay nada concreto, pero tenemos esperanzas", añadió la disidente, al apuntar que las autoridades católicas "no han terminado de conversar" con el Gobierno, y "el cardenal tendrá conversaciones de nuevo con Raúl Castro".

 "Se ha tratado la liberación de los presos políticos, el acercamiento a sus lugares de residencia para los que están fuera de sus provincias, y el caso de los enfermos", indicó Soler