jueves, 1 de abril de 2010

No tan Santa la Semana.

MIAMI (AP)La abogada que representa a una presunta víctima de abusos sexuales alegó el miércoles que el Vaticano dio instrucciones a la Iglesia de Florida para que protegiera a un sacerdote cubano que más adelante fue acusado de pederastia.

Jessica Arbour, abogada de una presunta víctima del reverendo Ernesto García Rubio, dio a conocer una carta de la Santa Sede a la arquidiócesis de Miami, fechada en 1968, en la cual dice que el clérigo se vio obligado a salir de Cuba debido a graves dificultades de naturaleza moral''.

Arbour alega que la expresión se usaba en esa época para aludir a homosexualidad o pederastia, lo cual fue rechazado por funcionarios de la arquidiócesis.

Las denuncias se producen en medio de una ola de cuestionamientos a la Iglesia Católica por su respuesta a las denuncias de abusos sexuales en Irlanda y Alemania, así como el papel del papa Benedicto XVI cuando era arzobispo de Munich y luego titular de la oficina del Vaticano encargada de velar por la moral.

Creo que esto significa exactamente lo que dice'', sostuvo la vocera de la arquidiócesis de Miami, Mary Ross Agosta, acerca de la referencia del Vaticano a la homosexualidad.   Y por cierto que homosexualidad no es el equivalente de depredador de niños''.

La carta dice que el arzobispo de Miami   querrá tener esta información para que se puedan tomar las medidas que sean necesarias para proteger a este sacerdote con vuestra habitual caridad paternal''.

Arbour dijo que se colocó al sacerdote en una posición en la cual  

literalmente lo alimentaban de víctimas'', niños no acompañados que llegaban como refugiados de Cuba, El Salvador y Nicaragua. Arbour dijo que el cura recibía a los niños y les obligaba a mantener contacto sexual con él.

Si el niño se negaba, García Rubio lo amenazaba con la deportación, dijo Arbour.

 Se le dio acceso a una población muy vulnerable que tenía un flujo constante de víctimas en potencia'', aseguró la abogada.