domingo, 13 de junio de 2010

Cuba flirtea con el ciberespacio.

La guerra de los blogs cubanos. En los últimos dos años los blogs sobre Cuba se han multiplicado, tanto dentro como fuera de Cuba.

Por: Iñaki Mendizabal.

En mayo de 2008 el Gobierno cubano abría la veda bloguera facilitando el acceso de los habitantes de la isla a los hoteles y autorizando la venta de ordenadores. A pesar de los precios prohibitivos, los cubanos empezaron a asomarse a un universo del que hasta entonces tan sólo habían oído hablar. Un pequeño grupo de vanguardia ya había saltado al ciberespacio meses atrás, ya que ese mismo año se celebró en La Habana el I Encuentro de Bloguers. Eso sí, al encuentro asistieron 11 personas. Paralelamente decenas de personas empezaron a contratar dominios en el extranjero a través de amistades o familiares. En esa tesitura nació Generación Y, un blog que ha trascendido a los límites de la isla, generando simpatías y críticas por igual.

Han pasado dos años y en Cuba siguen siendo pocas las personas que tienen acceso a internet. Un cubano no puede contratar un dominio, aunque puede abrir una cuenta de correo electrónico (otra cosa es que pueda pagar su uso). El acceso a la La Red está muy limitado y permanece restringido a aquellas personas que están autorizadas o a aquellas que cuentan con suficiente dinero como para pagar las elevadas tarifas de los hoteles (entre 7 y 9 dólares la hora, es decir, la mitad del salario de un cubano), donde por lo general les dejan conectarse. También se pueden comprar accesos en el mercado negro, aunque es un proceso tortuoso que, además, entraña un peligro evidente. Aún así la blogosfera cubana está creciendo y se está convirtiendo en un espacio en el que afloran las críticas hacia el gobierno cubano, algunas contrastadas, otras no tanto. Hasta la Iglesia se ha sumado a esta "fiebre" bloguera con su espacio creerencuba.org.

La habanera Yoani Sánchez creó Generación Y en 2007 y explica así sus motivos: "Lo hice impulsada por un sentimiento personal de saturación; me sentía llena de preguntas sobre mi realidad. Eso, entre otras cosas, me llevó a internet, que para mí ha sido como una especie de terapia personal. La plataforma en la que estoy incluida ahora se llama "Voces cubanas" y ahí estamos 28 blogueros, cada cual con su temática, pero la mayoría son cronistas de la realidad". La joven filóloga explica su particular teoría acerca del crecimiento del fenómeno bloguer y la imposibilidad del Gobierno cubano de pararlo. "El fenómeno los tomó por sorpresa, empezó a colarse entre las pequeñas rendijas del muro de control y cuando se dieron cuenta ya estaba reportando la realidad que ellos no quieren enseñar. Cercenar eso tendría ahora un costo político muy elevado para Raúl Castro, por eso no lo hacen", asegura Sánchez. La bloguera incide en que el camino no ha sido fácil: "No hemos ido a la cárcel, pero hemos sido detenidos, secuestrados, amenazados y estigmatizados socialmente".

El blog de Yoani Sánchez tiene una estructura espectacular, y sus textos se traducen a 18 idiomas. Ella explica que no recibe ayudas económicas de ningún tipo. "Acumulo textos, me conecto unos minutos y envío los correos a amigos que viven fuera de Cuba, amigos con los que he establecido una relación virtual pero cercana; ellos son los que me ayudan a colgarlos en el blog. Es una muestra fehaciente de lo que puede hacer la solidaridad ciudadana. Los gobiernos tienden a subestimar al individuo, porque siempre creen que detrás de un gran proyecto hay un sustento de un gobierno extranjero, de un partido político, de un servicio de inteligencia... Les aterra pensar que los ciudadanos puedan hacer cosas trascendentes. Mi blog comenzó como una botella lanzada al mar, y poco a poco empezaron a aparecer personas que me criticaban, que me ayudaban, que querían traducirlo al inglés, luego al alemán, al chino, al búlgaro, etc... No hay estructura jerárquica, yo no soy la jefa de los traductores. Confío en ellos. Así se mantiene".

Respecto a las acusaciones que el Gobierno cubano vierte sobre ella, Sánchez opina que "el argumento de estar financiada económicamente por agencias de inteligencia de otros países se ha repetido tantas veces y se ha dicho de tantas personas que ha perdido todo valor. Esas cosas hay que probarlas, de lo contrario sólo son difamaciones".

La profesora habanera se muestra gratamente sorprendida por el éxito que han alcanzado su blog y su libro, un éxito que en breve podría llevarla a viajar a otros países: "Jamás pensé que iba a cosechar tanto éxito. Los primeros meses escribía en el ciberespacio y ni siquiera tenía constancia de que me leyera nadie. Una serie de coincidencias hicieron de mi blog un espacio popular. Uno de los hechos fue el de hacerlo a cara descubierta. Además, no pretende ser un panfleto político, porque se cuenta el día a día de la calle".