jueves, 10 de junio de 2010

La Igledia Católica Informa en La Habana.

LA HABANA (AP) - La iglesia católica cubana no descarta que el gobierno continúe con los traslados de presos políticos a penales ubicados cerca de sus lugares de origen para poder recibir atención médica y tener un mayor contacto con sus familias.

El portavoz de la Arquidiócesis de La Habana, Orlando Márquez dijo el jueves que "no hay nada que indique que el proceso se ha estancado" y aclaró que el gobierno del presidente Raúl Castro jamás dio fechas o un cronograma.

Las declaraciones de la iglesia se registran en momentos en que se preparan para celebrar la X Semana Social Católica, que se realizará a partir del 15 de junio y estará presidida por el canciller del Vaticano, monseñor Dominique Mamberti.

"Creo que en cualquier momento que se den estos gestos son bienvenidos, independientemente de la visita de monseñor Mamberti antes o después o durante", dijo Márquez.

El arzobispo capitalino, cardenal Jaime Ortega, ha advertido en varias ocasiones que el traslados de los disidentes presos no están vinculados a la visita de Mamberti.

Márquez indicó que Mamberti llegará el martes 15 y el miércoles realizará dos actividades cruciales: se reunirá con el canciller cubano Bruno Rodríguez e inaugurará la Semana Social Católica, un foro de debates sobre la realidad en la isla.

En las jornadas participarán delegados de todas las arquidiócesis del país y la jerarquía eclesial. Se han programado paneles con expertos bajo las temáticas que van desde el "diálogo" entre los cubanos y la emigración hasta la labor educativa de la institución religiosa.

"La iglesia está atenta a lo que ocurre en la sociedad y quiere aportar en la medida de sus posibilidades, en la medida de sus recursos humanos y materiales... para eso es necesario informarse, actualizarse, consultar, conversar, intercambiar", dijo Márquez.

Agregó que la presencia de Mamberti se produce por tanto para cumplir la invitación oficial para celebrar un aniversario los 75 años de relaciones ininterrumpidas entre la isla y la Santa Sede, pero también le permitirá encontrarse con los miembros de la iglesia.

Mamberti tiene programadas misas, reuniones con la Conferencia de Obispos Católicos y "no se descarta" que se encuentre con otros funcionarios gubernamentales o del Partido Comunista.

La visita del canciller vaticano se produce un mes después de que la Iglesia Católica mediara entre el gobierno y las llamadas "Damas de Blanco", un grupo de esposas de disidentes enjuiciados en 2003 que todos los domingos realizan caminatas de protestas.

Castro y el cardenal Ortega se reunieron a mediados de mayo durante cuatro horas para hablar de la realidad de la isla. El encuentro es inusual porque aunque las relaciones son cordiales no suele producirse muchos intercambios.

Las autoridades informaron a la iglesia de que accederían a su demanda de una mejora en las condiciones de encarcelamiento de presos políticos, en especial el traslado de algunos de estos opositores a centros cercanos a sus hogares. En las dos últimas semanas se produjeron una media docena de movimientos.