jueves, 15 de julio de 2010

Familiares de Presos en Cuba siguen a la espera impacientes por el reencuentro.

Agencia EFE . La Habana.

Los familiares de los presos políticos cubanos que viajarán próximamente a España siguen pendientes de sus liberaciones y aguardan con impaciencia el reencuentro y con incertidumbre cómo será su nueva vida fuera de Cuba.

Tras las primeras once excarcelaciones y traslados a Madrid que han tenido lugar en los últimos tres días, se espera que prosigan las de otros nueve presos que completan la lista de 20 nombres facilitada hasta el momento por la Iglesia católica cubana sobre opositores que han aceptado viajar a España al salir de la cárcel.

Algunas de las familias de estos disidentes, las que residían en provincias fuera de La Habana, se encuentran desde hace varios días agrupadas en una institución del Gobierno cubano

Es el caso de Isel Acosta, esposa del preso Blas Giraldo Reyes, que dijo  a Efe que ya les han hecho los pasaportes y que permanecen en el Instituto Superior del Ministerio del Interior en La Habana, esperando las noticias del viaje a la capital española.

"Tenemos las maletas hechas. La ropa que pudimos traer, lo más imprescindible, fotos y recuerdos, como, por ejemplo, trabajos manuales que los presos les obsequiaron a mi esposo", precisó.

Acosta, que junto a otros cinco familiares llegó el martes a la capital cubana desde la provincia de Sancti Spíritus, indicó que no les está permitido salir del lugar en el que la seguridad del Estado los ha hospedado en la ciudad.

"Hoy nos dijeron que si alguien necesita comprar algo de aseo podíamos dar el dinero y nos lo iban a comprar", indicó.

Sobre su futuro en España, afirmó que "está en las manos de Dios".

"Somos personas de fe. Que Dios disponga, lo más importante es que mi esposo salga de prisión porque está enfermo, y estar a su lado para cuidarlo", dijo.

Añadió que entre sus planes está salir de España y viajar a Estados Unidos, donde viven otros familiares cercanos.

Por su parte, Elina Gual, madre del opositor Ricardo Silva, dijo a Efe que se supone que la salida de su hijo y demás familiares tenga lugar este jueves, aunque no han recibido avisos ni tienen indicios de que vaya a ser así.

"Ya lo tienen todo listo, pero no les dicen, no les comunican ni les dan seguridad", indicó, en conversación telefónica desde su casa de Santiago de Cuba, Gual, quien ha decidido quedarse en la isla con su esposo y no ir a España.

Según explicó, Silva protestó ante las autoridades por no poder viajar a su casa en la oriental provincia de Santiago de Cuba para despedirse de sus padres.

En respuesta, le dieron la posibilidad de que los familiares viajaran con "facilidades" para verlo en La Habana.

"Pero hace dos semanas lo habíamos visto en la cárcel en una visita, y no quisimos volver a pasar por situaciones tan difíciles", explicó Gual.

La mujer resaltó que Ricardo Silva es médico y algunos de los otros seis parientes que viajan con él, incluidos su esposa y hermano, también son profesionales, por lo que espera que puedan "abrirse camino".

Su hijo, de 37 años y miembro del Movimiento Cristiano Liberación, le ha comunicado telefónicamente que una vez en España piensa trabajar "en lo que le ofrezcan".

En el caso de Nilda Tanquero, madre del disidente Jorge Luis González Tanquero, el viaje familiar se ha "dividido", pues los oficiales cubanos le informaron telefónicamente que no podrán viajar de una sola vez los 12 que estaban previstos.

El grupo incluye a la madre del disidente, así como hermanos, cuñados y sobrinos de éste.

Tanquero permanece en su casa de la provincia de Matanzas a la espera de recibir un aviso para ir a España en un segundo grupo, después de que salga su hijo.

"Pienso que nos vaya bien allá. Nos dijeron que nuestras propiedades aquí serán respetadas por un año, al menos eso es lo me informó mi hijo", indicó.

Tanquero espera que en su caso les avisen con mayor antelación sobre cuándo tendrá lugar el viaje a España del opositor, pues éste ha pedido despedirse de su abuela que vive en Matanzas.

"Le dijeron que sí, que la llevarán al aeropuerto. Su abuela tiene 84 años y no la va a ver más", dijo.

Los liberados están llegando a territorio español tras salir directamente desde la cárcel habanera "Combinado del Este" hasta el aeropuerto, sin que las autoridades de la Iglesia o del Gobierno cubano ofrezcan información oficial sobre el viaje.

El Gobierno de Raúl Castro se ha comprometido a liberar gradualmente en un plazo máximo de cuatro meses a los 52 disidentes -que estaban encarcelados- del grupo de los 75, dentro del proceso del diálogo abierto con la jerarquía de la Iglesia Católica de la isla, que apoya España.

 

 

1 comentarios:

Armienne dijo...

Según leo hasta los familiares están como presos.