viernes, 9 de julio de 2010

Incertidumbre rodea a Familias de Presos Políticos en Cuba.

Damas de Blanco exhortan a respetar decisión de quedarse o salir de la isla. AP.
La espera llegó a su fin para los familiares de Antonio Villarreal Acosta, Lester González Pentón, Luis Milán Fernández, José Luis García Paneque y Pablo Pacheco Ávila; luego de que el Arzobispado de La Habana anunciara su excarcelación tras siete años de detención.

Los cinco hombres componen el primer grupo del total de 52 presos de conciencia que saldrán en libertad y viajarán a España tras las gestiones realizadas por la Iglesia católica cubana y la Unión Europea. Esto en el marco de una fuerte presión internacional por la violación de los derechos humanos dentro de la isla.

El destino de los otros 47 se mantiene en la incertidumbre, mientras que el "envío" de los detenidos y sus familiares al extranjero ha sido calificado como un destierro obligado que compromete el verdadero significado de una liberación.

"No sabemos cómo va a ser esa libertad. Si va a ser condicional, si va a ser forzosa, un destierro... Hasta que no salga el último preso no podremos decir que estamos felices, pero sí hay alegría porque son hombres que vamos descontando de prisión", afirmó Berta Soler de las Damas de Blanco y esposa de Ángel Moya Acosta, detenido en abril de 2003.

La situación de Soler se complicó el día de ayer cuando recibió la noticia del traslado de su esposo de La Habana a Matanzas.

Moya fue detenido y juzgado en La Habana, lugar donde reside su familia, pero el día de ayer se dio a conocer que sería trasladado a Matanzas, donde está registrada su residencia oficial, hecho que su esposa califica como un amedentamiento en su contra.

"Estoy para continuar mi lucha pacíficamente y moverme hasta cualquier lugar del mundo o de la isla para ver a mi esposo", afirmó la dirigente.

Aunque la excarcelación es celebrada por las familias de los detenidos a la sombra de un posible destierro forzoso a terceros países impide la alegría total.

En particular las Damas de Blanco han manifestado preocupación porque se obligue a los detenidos a abandonar el país junto a sus familias.

"Hay muchos hombres que no quieren irse del país y yo pienso que eso hay que respetárselo", señaló Soler.

Hasta la fecha no se ha dado a conocer ninguna información oficial sobre traslados obligados a terceros países, pero la prensa en Cuba ha reseñado que España, Chile, Italia, Francia y Estados Unidos se han ofrecido a acoger a los presos y a sus familiares. Aunque la información es escasa y aún no se han definido las fechas de salida de los cinco detenidos, las excarcelaciones han demostrado hasta donde la disidencia cubana puede llegar con sus medidas de presión y con el apoyo de la comunidad internacional.

"Hay que darle gracias a la perseverancia de las Damas de Blanco en las calles; a la huelga de nuestro hermano Guillermo Fariñas, que está dando su vida por sus hermanos de lucha; al lamentable fallecimiento de Orlando Zapata para que el mundo viera lo que está sufriendo el pueblo cubano... a la presión internacional y también la Iglesia católica" , apuntó la líder, quien, además, destacó que "Cuba necesita tener un cambio en el mandato del Gobierno porque ahora van a salir 52 hombres pero todavía quedan unos cien presos políticos en prisión".

Además, la defensora de los derechos humanos agregó que las excarcelaciones deben venir de la mano con un cambio en la represión, ya que, a su juicio, este es un régimen que el día de hoy libera cinco presos y mañana detiene cinco más.

Carmen M. Rodríguez T.