lunes, 12 de julio de 2010

Las Damas de Blanco Cubanas reciben en España el Premio Miguel Ángel Blanco a la Convivencia.

Por Agencia EFE. Madrid.

Las mujeres cubanas que han luchado por la libertad de sus familiares, disidentes y presos políticos en Cuba, conocidas como las Damas de Blanco, fueron galardonadas hoy el XIII Premio Miguel Ángel Blanco a la convivencia 2010, concedido por el Patronato de la Fundación Miguel Ángel Blanco.

En el Circulo de Bellas Artes de Madrid, Blanca Reyes recibió de manos de Marimar Blanco, presidenta de la Fundación y hermana del fallecido concejal Miguel Ángel Blanco, el premio que reconoce a la asociación cívica cubana su respuesta por la defensa de los derechos humanos y su lucha en favor de los valores democráticos y su valentía ciudadana.

"Para rendir un reconocimiento, apoyo y homenaje a las Damas de Blanco valientes y comprometidas. Son mujeres que les reclaman a la dictadura de los hermanos Castro la libertad de sus esposos, padres, hijos, amigos", señaló Blanco.

La presidenta destacó la labor de las Damas que de manera heroica "con amor, dignidad y coraje le están ganando a la cobardía, a la vileza y al odio" al igual que lo hicieron otras mujeres bajo distintas dictaduras.

Blanca Reyes, representante de las Damas de Blanco en Europa, tras recibir el premio, agradeció a la Fundación y las asociaciones que han apoyado a las mujeres cubanas y aseguró que este galardón "tiene una fuerza especial".

"Porque miró hacia La Habana en momentos muy difíciles, de mucha violencia, un recado directo de personas que han sufrido acosos, secuestro y muerte que han respondido siempre con entereza y con energía de manera cívica y con apego a la vida", dijo.

En el acto fue recordada la memoria de Blanco, concejal por el Partido Popular de Ermua en Vizcaya, secuestrado y asesinado por la banda terrorista ETA, al cumplirse trece años de su fallecimiento.

"Recordar a Miguel Ángel es solidificar la lucha universal por los derechos humanos y por la extensión y profundización de la democracia en cualquier parte del mundo", afirmó Blanco.

En medio de su recuerdo, la hermana del concejal insistió en que ETA "no ha parado su actividad criminal en Euskal Erria" y sigue siendo una amenaza permanente para la sociedad pero que "es posible derrotarles".

Así mismo, señaló que el objetivo de las Damas en Cuba simboliza lo mejor del "Espíritu de Ermua" en la participación, concienciación ética, defensa del Estado de Derecho y dignificación de las víctimas.

"Vestidas de blanco se dirigen cada domingo hasta la iglesia de Santa Rita y después recorren pacíficamente la Quinta Avenida de La Habana en silencio portando las fotos de sus familiares... Desde que comenzaron su actividad han sido amenazadas", contó Blanco.

Reyes, por su parte, manifestó que la Fundación que hoy centra su atención y compromiso con la causa de estas mujeres, no se aparta del momento en que en Cuba varias de ellas recibieron la noticia de la muerte del concejal.

"Ninguna imaginamos en ese entonces que en algún momento tendríamos que recibir las corrientes de afecto, cariño y comprensión del espíritu que se levantó en España y que ya es parte de la reserva moral no sólo de este querido país sino de todos los demócratas del mundo", afirmó la representante.

Reyes no dudó en afirmar que desde que se anunció la concesión del premio algo ha cambiado para las Damas de Blanco, "pues algunos de sus familiares serán excarcelados en próximos días y responden a la actitud digna de los presos y la batalla de 7 años de sus familiares en las calles".

En el encuentro también estuvieron presentes la escritora cubana Zoe Valdés, quien valoró el esfuerzo de estas mujeres y reclamó a Cuba "no hay patria o muerte, sino libertad y vida".

Igualmente, el escritor Mario Vargas Llosa envió una carta de apoyo a la lucha de estas mujeres, en medio de la liberación de 75 presos políticos en los próximos días.