domingo, 4 de julio de 2010

Canciller Español viaja a Cuba para acelerar liberación de Presos Políticos.

Por Isabel Sánchez (AFP).

LA HABANA — El canciller español, Miguel Angel Moratinos, llega el lunes a Cuba para impulsar la mediación de la Iglesia que busca la liberación de presos políticos y el levantamiento de la huelga de hambre del disidente Guillermo Fariñas, en riesgo de muerte tras 131 días de ayuno.

Moratinos anunció en Madrid que con su viaje de dos días espera "apoyar el esfuerzo" del inédito diálogo que iniciaron hace dos meses la Iglesia Católica y el Gobierno de Raúl Castro, el cual, a su juicio, arrojará "resultados positivos" para la situación de derechos humanos en la isla.

Aunque la visita aún no fue anunciada oficialmente en La Habana, diversas fuentes señalaron que además de reunirse con su homólogo Bruno Rodríguez, el canciller español conversará con el cardenal Jaime Ortega, líder de la Iglesia Católica cubana.

El viaje despertó nuevas expectativas de excarcelaciones en un lento proceso que, como primer rédito de un encuentro de Raúl Castro y Ortega el 19 de mayo, dejó hasta ahora la liberación del preso político más enfermo, Ariel Sigler, y el traslado de otros 12 a cárceles en lugares donde viven las familias.

Aún más porque la visita se hará en momentos de una agravamiento de la salud de Fariñas, un sicólogo y periodista de 48 años, que inició un ayuno para exigir la liberación de 26 reos políticos enfermos el 24 de febrero, un día después de la muerte del preso opositor Orlando Zapata tras 85 días de huelga de hambre.

En un inusual informe del diario oficial Granma, Cuba advirtió el sábado que Fariñas está "en peligro potencial de muerte" por un coágulo en la yugular, aunque los médicos del Estado hacen "todo" por salvarlo con tratamiento de última generación en el hospital de la central ciudad de Santa Clara, donde sigue el ayuno desde el 11 de marzo.

La madre de Fariñas, Alicia Hernández, afirmó vía telefónica a la AFP que su hijo se mantiene firme en la protesta y dijo acoger toda iniciativa que ayude a empujar unas negociaciones que podrían salvarle la vida.

"Se haría un consenso, porque está esto muy dilatado. Se está conversaciones con la Iglesia, si viene alguien más, también influye. Mi hijo está firme en su convicción, aunque no esté de acuerdo tengo que respetárselo", dijo la mujer, una enfermera retirada de 75 años.

Un líder eclesial, que prefirió reservar su nombre, comentó a AFP que "la Iglesia sigue trabajando, pero la esperanza también se cansa".

Opositores saludaron con esperanza el viaje de Moratinos, aunque algunos, como Elizardo Sánchez, responsabilizaron al Gobierno de lo que ocurra con Fariñas, quien se dice dispuesto a deponer su ayuno si son liberados al menos 10 presos.

"Nosotras siempre tenemos esperanza. Todo lo que sea aportar un granito de arena es bienvenido", dijo a la AFP sobre Moratinos Berta Soler, líder de las Damas de Blanco -familiares de 75 opositores encarcelados en 2003-, en la habitual marcha que cada domingo realiza el grupo para reclamar la liberación de los reos.

Las gestiones de Moratinos lograron en octubre de 2009 la excarcelación de un preso político -un día después de concluir una visita a La Habana-, la liberación de cuatro en 2008.

En junio logró que la Unión Europea (UE) aplazara a septiembre, a la espera de resultados de la mediación de la Iglesia, la revisión de la Posición Común, que condiciona su relación con Cuba a avances en derechos humanos.

"La buena voluntad de España pudiera ayudar y ser una oportunidad para que Fariñas" deponga la huelga "en una muestra de grandeza para facilitar el diálogo", opinó el economista Oscar Espinosa, excarcelado en 2004 por estar enfermo.

Sigler y los 12 presos son parte -igual que Espinosa- del grupo de los 75 opositores -de los que quedan ahora 52 en prisión-, cuyo arresto motivó sanciones de la UE contra Cuba, levantadas en 2008, también por impulso de España.

Tras la muerte de Zapata y el ayuno de Fariñas, Cuba es de nuevo blanco de críticas de la UE y de Estados Unidos. Según la oposición, Cuba tiene unos 200 presos políticos, pero el Gobierno dice que son "mercenarios" de Washington y acusa a la UE de "doble moral".