sábado, 13 de marzo de 2010

Embajador de Holanda en Cuba.

Embajador de Holanda en Cuba: "Los Países Bajos velan por los derechos de igualdad y los principios democráticos".

http://www.penultimosdias.com

 Ron Muyzert, embajador de los Países Bajos en La Habana, ha asegurado que su país "vela por los derechos de igualdad" y "los principios democráticos", en alusión a las represalias contra varios blogueros independientes a los que se impidió el acceso a la novena Muestra de Jóvenes Realizadores, celebrada en la capital cubana y que había contado con el apoyo de esa sede diplomática.

Patrocinada por el Instituto Cubano de Arte e Industrias Cinematográficos (ICAIC), la muestra fue auspiciada además por las embajadas de España, Noruega, Francia, así como por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) y la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

"El tema que menciona ya fue señalado por esta Embajada y tiene nuestra atención", asegura el embajador mediante e-mail en respuesta a una carta en la que se le solicitaba "valorar futuros apoyos al ICAIC o a otras instituciones que impidan el acceso universal a la cultura".

El diplomático holandés ha asegurado que este asunto será considerado cuando se estudien "actividades futuras".

En el marco de la muestra, la videasta holandesa Alite Thijsen impartió el taller de realización TheOneMinutes sobre videos de un minuto y que tenía como "temática los espacios públicos, específicamente los parques y plazas".

Según varias informaciones llegadas desde La Habana, el taller de Thijsen fue estrechamente vigilado y controlado por agentes de la Seguridad del Estado, que dieron órdenes de expulsar del curso a la bloguera Lía Villares.

"Los hombres oscuros", dice Villares en referencia a la Seguridad del Estado, "habían comunicado… que yo ya no podía continuar en el curso y que tenía que abandonar el edificio de manera inmediata".

Entre los blogueros a los que se impidió la entrada en varias ocasiones a los cines 'Chaplin' y '23 y 12′ están Ciro Díaz, Claudio Fuentes Madan y Claudia Cadelo, que han denunciado en un video estas medidas como anticonstitucionales.

Para realizadores cubanos participantes en la muestra, que han hablado bajo condición de anonimato, estos hechos demuestran un control absoluto y visible del ICAIC por parte de la policía política.

"La Seguridad del Estado, en vez de tener que vigilar quien entra a un cine o no, si es revolucionario o no, en vez de actuar contra la Constitución, lo que debería es especializarse en la creación videográfica y exhibir sólo sus bodríos. Así se ahorrarían muchos dolores de cabeza, pues los cines estarían desiertos", dice una fuente.

Hasta el momento, ninguna de las otras instituciones que apoyaron la muestra —como las embajadas de España, Noruega y Francia, ni los representantes de COSUDE y la UNESCO en La Habana, ni el Gobierno español, que ostenta la presidencia de turno de la Unión Europea—, han hecho declaraciones al respecto.

La mayoría de los realizadores consultados han mostrado su temor a que desaparezca uno de los pocos espacios de intercambio de ideas y creación que existen en Cuba, y han recordado que desde el caso de censura al filme "Alicia en el Pueblo de Maravillas", no se veía tanta presencia policial en el control del acceso a los cines.

Aquel polémico filme se exhibió en el Festival de Cine de Berlín, donde la prensa lo catalogó de "sátira política". En Cuba se mostró solo ante un selecto público de militantes comunistas y después de una campaña mediática sin precedentes. En junio de 1991, el actual canciller, Bruno Rodríguez Parrilla, por entonces director del diario Juventud Rebelde criticó duramente al filme y su director en la prensa oficial.

Lo secundaron otros periodistas, hasta que el gobierno cubano amenazó con subordinar el ICAIC al Ministerio de las Fuerzas Armadas o al Instituto Cubano de Radio y Televisión, para tener un mayor control de la producción fílmica. Esas propuestas tuvieron un rechazo frontal por parte de los cineastas cubanos.

Ni el ICAIC ni el gobierno cubano se han pronunciado sobre estos hechos de claro apartheid cultural.