viernes, 20 de agosto de 2010

Raperos Cubanos de La Habana en Miami.

La Fabri-K, crónica de un viaje transformador.

 Yrak Sáenz y Edgar González 'Edgaro' ene el documental 'La fabri-k', de Lisandro Pérez Rey, el sábado en The Light Box at Goldman Warehouse.

En el 2004, cuando los integrantes de Doble Filo y Obsesión, dos grupos de hip hop cubano que entonces trabajaban juntos en el proyecto musical nombrado Fabri-K, viajaron a Estados Unidos a ofrecer varios conciertos, a Yrak Sáenz no le dieron la visa. El sábado, Sáenz, líder de Doble Filo, será el único de los músicos que estará presente en la proyección del documental Fabri--K, del realizador cubanoamericano Lisandro Pérez-Rey.

``Hoy es al revés, yo estoy aquí, y ellos, no'', comenta Sáenz, que dice casi ``se deshidrata llorando'', cuando se quedó en Cuba y se perdió las experiencias que narra el documental sobre lo vivido por sus colegas cuando tocaron en el Gusman Center de Miami y en el Apollo Theater de Nueva York.

``Me alegro de estar conociendo el Miami de verdad, no lo que dicen las noticias, sino lo que uno palpa'', añade Sáenz, de 39 años, que en un Festival de Hip Hop en La Habana, en el 2003, conoció a quien hoy es su esposa, Elizabeth Boone, directora de Miami Light Project --organización que produjo el documental Fabri-K. Sáenz no pudo reunirse con Boone en Miami hasta hace dos meses.

 Para Pérez Rey el interés por retratar la escena del hip hop cubano comenzó cuando viajó a La Habana para la filmación de su documental anterior, Más allá del mar. Entonces escuchó que Miami Light Project quería traer un grupo de músicos de hip hop a Miami y les presentó la idea de filmarlos. Así, en el verano del 2003 conoció a Alexey y a Magia, de Obsesión, y a Sáenz y a Edgar González ``Edgaro'', de Doble Filo, quienes contaban con un público entre la juventud cubana y sacudían con sus letras de contenido social la escena musical en la isla.

 ``Los raperos somos gente que caminamos por la calle, que intentamos [con canciones] darles soluciones a problemas sociales como el racismo'', señala Sáenz, indicando que el nuevo disco de Doble Filo, Despierta, que se grabó de manera independiente en la isla, habla de que ``es hora de despertar y de salir del paternalismo, de aprender a respetar el criterio ajeno y de que la gente tenga la posibilidad de decir lo que quiere y como quiere''.

 De formación autodidacta, Sáenz --cuyo nombre artístico es ``Vitalicio'', por su veteranía dentro del movimiento de rap en la isla-- comenzó en 1995 tocando en una banda de rock y después creó Doble Filo, en el que fusionó este género con el hip hop. Más tarde conoció a Edgaro, quien le aportó al grupo la visión de una generación más joven. En el 2001 se unieron con Alexey y Magia, una pareja que ya había formado Obsesión. Ambos grupos empezaron a colaborar bajo el nombre de Fabri-K.

 En medio de esta efervescencia creativa, llega Pérez Rey a ganarse la confianza de los músicos y a captarlos en su entorno, en los vecindarios habaneros de El Cotorro y Alamar. ``Fue un reto, porque aunque siempre me he considerado de origen cubano, ellos me veían como un outsider'', cuenta el realizador, que se crió en Miami y actualmente reside en Nueva York y trabaja como productor para el canal Nickelodeon.

 http://www.elnuevoherald.com/2010/08/18/785547/la-fabri-k-cronica-de-un-viaje.html#ixzz0xAhecVIS

3 comentarios:

indigentearte dijo...

mu mal que no puedan tener la oportunidad de estar los dos en la proyección. Por cierto, al año pasado vi un documental sobre el hip hop cubano y newyorkino, se llama HAVANYORK, lo han visto??

Armienne dijo...

Es una lástima que ambos no puedan venir.

Yuni dijo...

Me parece de conocer a Yrak, si es un muchacho que vivia en el cotorro y que por el lejano 1999 cantava con una band de Alamar , le mando mis mas sinceros y cordiales saludos desde Italia.